La celda aliñada: Gigante a la vinagreta



Como amante de la new age que me considero, creo fervientemente en que la nutrición es el primer estadio de la medicina. Sin embargo, mi filosofía vital se decanta hacia el deleite y la sofisticación.

Expuesta mi visión gastronómica a grandes rasgos, he decido, en consecuencia, darles la receta de un plato que combina ambas vertientes. Y que mejor plato puede representar a la alta cocina que un delicioso Gigante a la vinagreta.

Ingredientes:
Carne magra de gigante.
Huevas de rana amazónica.
Mandrágora.
Ajos.

Preparación:
Compre carne magra de gigante en el supermercado, no congelada. Si no estuviera disponible en su barrio, puede cazar un gigante vivo en el país de Guilliver. Si no le es posible de ninguna de las maneras conseguir uno y como sucedáneo puede capturar un jugador de la NBA.

Una vez tenga al gigante, ahórquelo en una secuoya o árbol de similar tamaño, y déjelo curar mientras crece la mandrágora a sus pies.

Una vez curado convenientemente, extraiga el hígado con el que se preparará un paté para acompañar al plato principal. Corte lonchas de carne del gigante y adóbelo con sal. Mientras tanto pique las hojas de muérdago en trozos muy pequeños, y añada vinagre en abundancia.
En una cazuela honda ponga las lonchas de gigante y añada la vinagreta que hemos preparado y póngalo al horno durante 45 minutos. Prepararemos el paté de hígado mientras esperamos a que se cocine la carne.

En la picadora haga puré el hígado hasta dejarlo sin grumos. Añada ajos y huevas de rana, y bátalo hasta que le duela el codo. Luego métalo en el frigorífico hasta que su textura sea sólida.

También puede acompañar esa jugosa comida con algo de pescado. Para que le tamaño del plato sea acorde al gigante mi recomendación sería tiburón blanco al pilpil. Como aperitivo cabezas rellenas de anchoa, y como postre un siempre socorrido hojaldre de lengua de mimo.


¡Bon appetit!
0