Ir al contenido principal

Confesión

14/11/2014

Volvió a sentirse un nuevo temblor. Más fuerte, más aterrador si cabe. Las luces de las velas titubeaban, avivando los miedos de  los feligreses. 
Hoy el templo estaba abarrotado. Tomás, el párroco, se lamentaba de que los seísmos hubieran cumplido en una semana, lo que él no había sido capaz en diez años de sacerdocio. Sin embargo, la iglesia rebosaba de gente, "eso es lo que importa", pensó para si mismo. Dios le enviaba los terremotos para ayudarle en su tarea. Ahora el debía de estar a la altura. Se dedicaría en cuerpo y alma a extender la palabra de Jesús.

Mientras tanto, las puertas no dejaban de abrir y cerrarse. Todavía seguían llegando personas, muchas de ellas a medio vestir, la mayoría con rostro desencajado y todas buscando la protección del templo de Dios. Buscaban algún rincón donde sentarse y descansar. Pero el tiempo, que se dilata en situaciones como esta, les terminaba empujando hacia su mundo interior. Pronto se veían repasando sus actos, los que les llenaban de orgullo y también los que les avergonzaban. Y así muchos comenzaban a rezar, a confesarse ante un altar, un retablo o el reverso de un calendario que portaban en su cartera.

De entre todos ellos, solo León estaba allí por verdadero arrepentimiento. Suya era la responsabilidad de lo que estaba ocurriendo. Como director del proyecto de almacenamiento subterráneo de gas, conocía los riesgos, pero los intereses de la compañía había prevalecido. Un ecologista le había advertido, "a la naturaleza no se le puede engañar",  le dijo, pero en aquel momento no le importó. 
Ahora lloraba ante el altar, intentando expiar sus culpas. Llevaba horas allí arrodillado, rodeado de tanta gente, sin que nadie le prestase atención. Ya no podía soportar por más tiempo el dolor de sus piernas. Dio la espalda al altar para alejarse.

- Sabes que yo perdono - dijo una voz desde un lugar inconcreto.


1º Concurso "Arma una historia basada en una canción" - Círculo de escritores

Publicar un comentario en la entrada

Lo más leído

Zicatrizes, libro 1º, capítulo I: Zipote

– Bueno, que era eso tan importante que tenías que decirme – dijo Víctor apenas se hubo sentado a la mesa.
– Mira, te lo voy a soltar a bocajarro, sin paños calientes – Ben hizo una pausa para dar un sorbo a la Mahou que le habían servido en una jarra –. Una zombi me mordió la polla. Menos mal que tenía unas gomas elásticas. Me las puse en la base del nabo a modo de torniquete y detuve la infección. Sino ahora estarías hablando con un zombi come cerebros.
Estiró su brazo hasta alcanzar sus partes, y las acarició por encima del pantalón como si fueran un cachorro.
– ¡Joder! Se me ha encogido solo de escucharte – dijo Víctor con sincera camaradería.

Tiempos de muerte

    –Un cúmulo de acontecimientos nos ha arrastrado hasta esta embarazosa situación.–En efecto, no hubiera podido expresarlo con mayor precisión – asintió el hombre que le apuntaba con un revólver.    –Agradezco sus palabras. Como narcisista que soy, el halago me reconforta, me colma de confianza – sus ojos brillaron como una fogata de campamento en la oscuridad de la noche –. Aunque reforzar mi confianza, quizás sea un error por su parte, dadas las circunstancias.    –Le agradezco el consejo. Intentaré no acrecentar su ego desde este preciso momento.

Asesinas de felpa: Matilda

    Los padres de Irina despertaron aquella mañana de buen humor. Habían dormido plácidamente, y fueron a la habitación de su hija antes de  ir a tomar el desayuno. 
    La niña tenía pesadillas desde hacía tanto tiempo, que no era capaz de recordar cuando habían comenzado. Eras muy pequeña, le decían sus padres, no te preocupes, pronto desaparecerán. A estas alturas ya sabía que sus padres solo trataban de consolarla, las pesadillas no desaparecerían pronto, tal vez nunca. Sin embargo, sus palabras la reconfortaban, aunque fuese tan solo durante unos instantes. Unos valiosos segundos de calma en aquella tempestad constante que era su mente pueril. Entonces se acurrucaba en la cama y sonreía con profusión, tratando de disfrutar intensamente su tan etérea felicidad.    Un día, viéndola sonreír, su padre decidió comprarle un muñeco de felpa para que lo abrazase y estrujase tanto como necesitara. Visitó varias tiendas de juguetes buscando el peluche perfecto para su amada hija. Al atard…