Ir al contenido principal

Nube negra

La oscuridad se cernía sobre mi. Su textura era como de algodón  regado con dulce caramelo, sin embargo, olía a humedad rancia. Su opacidad me envolvía, apenas si me atrevía a mirarla. La primera vez que apareció, creí ver unos pequeños ojos, que brillaban con el fulgor de un sol entre tanta negrura.
Pero como iba a ser aquello verdad. ¿Dónde se había visto una nube así? Solamente en los cuentos. Pero yo ya no podía creer en los cuentos, yo ya no era una niña, me repetía a mi misma para ahuyentar estos pensamientos.

No obstante, allí estaba aquella nube inmensa, que parecía querer acunarme o despedazarme, según se le antojase en cada  momento. ¿Por qué nadie más era capaz de verla? Aquello me atemorizaba más que la propia nube. ¿Estaba volviéndome loca? Mis padres siempre me dijeron que dejara de imaginar. Que inventarme historias no era buen camino en la vida. Pero, si mi vida había sido siempre imaginar, ¿qué sería de mi ahora?

Levanté mi vista al cielo, quise ver la nube, sin imaginación, no había ya nada valioso que pudieran arrebatarme. Así que corrí el riesgo y miré.

Y me sorprendí por la belleza de aquella nube. Su forma era la de un animal de elegante porte y esbeltas patas. Sus crines grises se deslizaban por todo su lomo hasta alcanzar la tierra. Era tan bello como desconocido, pues nunca había visto ningún animal con esa apariencia. Entonces se inclinó, y con un susurro casi inaudible, me invito a cabalgar con él hasta el inalcanzable horizonte.



3º Concurso "Arma una historia basada en una imagen" - Círculo de escritores

Publicar un comentario en la entrada

Lo más leído

Zicatrizes, libro 1º, capítulo I: Zipote

– Bueno, que era eso tan importante que tenías que decirme – dijo Víctor apenas se hubo sentado a la mesa.
– Mira, te lo voy a soltar a bocajarro, sin paños calientes – Ben hizo una pausa para dar un sorbo a la Mahou que le habían servido en una jarra –. Una zombi me mordió la polla. Menos mal que tenía unas gomas elásticas. Me las puse en la base del nabo a modo de torniquete y detuve la infección. Sino ahora estarías hablando con un zombi come cerebros.
Estiró su brazo hasta alcanzar sus partes, y las acarició por encima del pantalón como si fueran un cachorro.
– ¡Joder! Se me ha encogido solo de escucharte – dijo Víctor con sincera camaradería.

Tiempos de muerte

    –Un cúmulo de acontecimientos nos ha arrastrado hasta esta embarazosa situación.–En efecto, no hubiera podido expresarlo con mayor precisión – asintió el hombre que le apuntaba con un revólver.    –Agradezco sus palabras. Como narcisista que soy, el halago me reconforta, me colma de confianza – sus ojos brillaron como una fogata de campamento en la oscuridad de la noche –. Aunque reforzar mi confianza, quizás sea un error por su parte, dadas las circunstancias.    –Le agradezco el consejo. Intentaré no acrecentar su ego desde este preciso momento.

Asesinas de felpa: Matilda

    Los padres de Irina despertaron aquella mañana de buen humor. Habían dormido plácidamente, y fueron a la habitación de su hija antes de  ir a tomar el desayuno. 
    La niña tenía pesadillas desde hacía tanto tiempo, que no era capaz de recordar cuando habían comenzado. Eras muy pequeña, le decían sus padres, no te preocupes, pronto desaparecerán. A estas alturas ya sabía que sus padres solo trataban de consolarla, las pesadillas no desaparecerían pronto, tal vez nunca. Sin embargo, sus palabras la reconfortaban, aunque fuese tan solo durante unos instantes. Unos valiosos segundos de calma en aquella tempestad constante que era su mente pueril. Entonces se acurrucaba en la cama y sonreía con profusión, tratando de disfrutar intensamente su tan etérea felicidad.    Un día, viéndola sonreír, su padre decidió comprarle un muñeco de felpa para que lo abrazase y estrujase tanto como necesitara. Visitó varias tiendas de juguetes buscando el peluche perfecto para su amada hija. Al atard…